Receta de pollo guisado

Ingredientes:

(4 personas)

  • 1 pollo limpio y troceado
  • 4 patatas medianas
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada sopera de perejil picado
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de aceite
  • 3 granos de pimienta
  • Sal
  • Aceite para freír las patatas

Preparación:

Preparamos una tartera a la que añadiremos el aceite. Una vez caliente, incorporamos el pollo y rehogamos hasta que esté dorado. Añadimos la cebolla, los ajos, la pimienta, las zanahorias cortadas en trozos grandes y el perejil picado. Removemos todos los ingredientes y agregamos un poco de sal para sazonar. Incorporamos el vino blanco y dejamos que el conjunto se cocine a fuego lento. Mientras tanto, pelamos las patatas y las cortamos en dados. Las freímos en una sartén con abundante aceite y las colocamos sobre una servilleta de papel para eliminar el exceso de aceite. Una vez preparado todo, servimos el pollo en una fuente y adornamos con las patatas fritas. El resultado es una deliciosa receta, ideal para degustar en familia.

Acompañamiento:

Al margen de las patatas fritas uno de los mejores acompañamientos para un pollo guisado al estilo gallego son los espárragos trigueros. Esta verdura de sabor suave y textura tierna es una excelente opción para acompañar a este plato. Los espárragos trigueros se preparan rápidamente con un poquito de aceite, sal y pimienta al gusto. Los puedes incluir en el guiso o servirlos de manera independiente. Otra alternativa para acompañar el pollo guisado gallego son los calabacines. Esta verdura suave y ligeramente dulce se cocina rápidamente en una sartén con un poco de aceite. Puedes cortarlos en láminas y agregarlos al guiso para darle más sabor y consistencia, o servirlos como acompañamiento. Por último, la mejor opción para acompañar este plato son los champiñones. Estos hongos de sabor intenso y textura suave se preparan rápidamente en una sartén con un poco de mantequilla y ajo. Se pueden agregar al guiso o servir como acompañamiento. En resumen, los espárragos trigueros, los calabacines y los champiñones son excelentes acompañamientos para un pollo guisado al estilo gallego, sin necesidad de recurrir a las patatas fritas. Estas verduras le aportarán sabor y textura a tu plato, además de una gran cantidad de nutrientes.

Valores nutricionales:

El pollo guisado es una comida nutritiva y versátil que se puede consumir en una variedad de formas. Esta receta contiene alimentos ricos en nutrientes como el pollo, vegetales, hierbas y especias. Estos ingredientes juntos hacen del pollo guisado una opción saludable que puede ofrecer una variedad de beneficios para la salud. El pollo guisado es una excelente fuente de proteínas de alta calidad. El pollo es una proteína magra que es rica en nutrientes, lo que significa que es baja en grasa y colesterol. Además, el pollo contiene vitaminas B, un nutriente importante para el crecimiento y desarrollo saludables del cuerpo. Los vegetales son ricos en vitaminas, minerales y fibra. Los vegetales son bajos en calorías y contienen una gran cantidad de antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades. Además, los vegetales contienen una amplia variedad de minerales que ayudan a mantener la salud ósea y muscular. Las hierbas y especias usadas para preparar el pollo guisado también ofrecen numerosos beneficios para la salud. Las hierbas contienen antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades. Las especias también contienen nutrientes, lo que significa que pueden ayudar a mejorar la digestión y la función inmune. En resumen, el pollo guisado es una comida nutritiva y saludable que ofrece una variedad de beneficios para la salud. Esta receta ofrece una fuente de proteínas magras, vegetales ricos en nutrientes, hierbas y especias con antioxidantes y nutrientes beneficiosos para el cuerpo. Esta comida es una excelente opción para aquellos que buscan una dieta saludable y equilibrada.

Maridaje:

Los vinos gallegos más adecuados para acompañar este pollo guisado a la gallega son los blancos de la Denominación de Origen Rías Baixas. Estos vinos suelen presentar un sabor dulce y frutal, con notas de piña, manzana verde y cítricos, que equilibran perfectamente el sabor del pollo guisado. También son ideales los vinos blancos de la Denominación de Origen Monterrei. Estos vinos son más ligeros y refrescantes, con aromas de frutas blancas y un sabor afrutado que acompañan muy bien el sabor del pollo guisado. Y para los amantes del vino tinto, los vinos gallegos de la Denominación de Origen Ribera Sacra son los mejores para el pollo guisado. Estos vinos tienen un sabor intenso y fruta madura, con notas de frutos rojos y especias, que combinan a la perfección con la carne del pollo guisado. En resumen, el maridaje de vinos gallegos con el pollo guisado a la gallega es una combinación excelente. Puedes elegir entre los vinos blancos de Rías Baixas o Monterrei, o bien el vino tinto de la Denominación de Origen Ribera Sacra. Estas son las mejores opciones para disfrutar al máximo de este plato tan típico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio