Receta de raya frita

Somos conscientes en muchos mercados fuera de Galicia es algo complejo encontrar raya o por lo menos, a los que he ido nunca me ha coincidido encontrármela con tanta frecuencia como en los mercados gallegos, de todos modos, cuando os la encontréis no dudéis ni un momento en comprarla, ya que es una autentica delicia.
Es la raya un pescado blanco que aportará pocas calorías a tu día, ya que tiene un contenido graso muy bajo: 100 gr. de raya aportan menos de 1 gramo de grasa. También te aportará grandes aportes de vitaminas, sobre todo del grupo B como la B2, B3, B6 y B12, y minerales como el potasio, fósforo y magnesio son los que están presentes en mayor cantidad, los cuales enriquecerán tu dieta diaria. Una de las grandes características y ventajas es que la raya no tiene espinas, por lo que es genial para que los niños coman pescado sin protestar o para adultos que comen poco pescado por esta causa.

Ingredientes para 4 personas:

• 1 1/2 kg de raya
• 2 dientes de ajo
• 2 huevos
• 1 limón
• Perejil
• Sal
• Aceite para freír
• Harina para rebozar

Preparación:

Limpiaremos la raya, le quitaremos la piel y la cortaremos en trozos.
Machacaremos en el mortero los ajos, el perejil y la sal. Adobaremos el pescado y lo rociaremos con un poco de zumo de limón. La rebozaremos en harina y huevo batido y la freiremos en aceite caliente.

Acompañamientos posibles:

Esta receta de Raya frita se puede comer, sola con un poco de limón exprimido, cualquier tipo de ensalada o con patatas, las cuales pueden ser fritas o cocidas como más os guste.

Maridaje:

Los vinos blancos gallegos son una delicia para acompañar cualquier plato. Si buscas un maridaje especialmente delicioso, la receta de raya frita es una excelente opción. Esta receta tradicional gallega se prepara con pescado fresco, ajo, cebolla, vino blanco y aceite. El resultado es una suculenta mezcla de sabores que combinan a la perfección con los vinos blancos gallegos. Los vinos blancos gallegos tienen un aroma y un sabor que se ajustan perfectamente al sabor suave y dulce de la receta de raya frita. El vino blanco gallego ofrece una acidez perfecta para equilibrar la receta y aportar un toque de frescura. Los vinos blancos gallegos también tienen una textura ligera que se funde con la textura aterciopelada del pescado. Además, los vinos blancos gallegos aportan un toque especial al plato, ya que contienen notas frutales y aromáticas que se destacan en la receta. Esta combinación de sabores se complementa con el toque ácido del vino blanco, que equilibra el sabor dulce de la raya frita. En conclusión, el maridaje entre la receta de raya frita y un vino blanco gallego es una mezcla perfecta para disfrutar de una comida deliciosa. Esta combinación ofrece una experiencia única de sabores y texturas que no te puedes perder.

Si te gusto el contenido síguenos en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio